¿Qué es insolvencia económica?

¿Qué es insolvencia económica?

¿Qué es insolvencia económica?

Conocer lo que es insolvencia económica, así como la Ley de Insolvencia Económica, los tipos que existen de insolvencia, es muy importante para saber qué hacer en estos casos, cómo proceder y qué tipo de ayuda buscar.

En CONALBOS queremos ayudarte, por eso hemos decidido publicar este artículo en el que, sin duda alguna, encontrarás información de mucho valor.

Conoce la Ley de Insolvencia económica

insolvencia económica

Hay que tener en cuenta que, si se tiene una o más deudas en estado de morosidad, y no se tiene la capacidad de pagar, entonces podría enfrentarse consecuencias delicadas, como embargue de bienes y patrimonios, o demandas.

Es por ello que en el año 2013 entró en vigencia la conocida Ley de Insolvencia Económica, sin embargo, gran parte de la ciudadanía desconoce esta ley.

El objetivo de la Ley de Insolvencia Económica es permitir a las personas con deudas un compromiso con las obligaciones financieras, con la oportunidad de compensar sus deudas mediante un acuerdo con los acreedores. De esa forma el deudor puede evitar el desalojo o embargo de sus bienes.

De manera que, la aplicación de la mencionada ley se basa en renegociar la deuda morosa, creándose así un nuevo contrato con el acreedor, donde se establecen nuevas condiciones de pago, con nuevas cuotas, plazos y otros detalles.

Por tanto, de genera una deuda totalmente nueva, y la anterior queda invalidada.

La aprobación de este nuevo contrato se lleva a cabo desde el momento en que se haya comprobado la capacidad del deudor de cumplir las nuevas condiciones, así como su voluntad. De manera que si falla o si se considera que no es apto para cumplir las nuevas condiciones, se lleva a cabo un proceso judicial.

Y este proceso judicial puede conllevar al embargo de los patrimonios que pueden compensar la deuda.

A nivel judicial, la ventaja de la Ley de Insolvencia Económica ayuda a la descongestión de la rama judicial, de manera que el sujeto podrá tener una única oportunidad cada 10 años para refinanciar las deudas en un plazo ajustado a sus posibilidades.

Como puedes ver, el conocimiento de esta Ley es muy importante. Probablemente necesitarás asesoría para saber de qué manera implementar la Ley, y qué condiciones aplicar a un nuevo contrato.

Tipos de insolvencias económicas

A continuación, te presentamos los tipos de insolvencia económica:

1: Iliquidez

La situación de iliquidez es la ausencia de recursos para la atención de las obligaciones básicas, financieras, de operación o todas en conjunto.

Se diferencia de otros tipos de insolvencia en el hecho de que la ausencia de recursos económicos es temporal, y, posteriormente, los recursos necesarios para atender las deudas llegan a corto plazo, por lo que se pueden atender y cancelar con rapidez.

Para estos casos, quien tenga liquidez, debe comunicarse con sus acreedores de manera temprana, e indicar la anormalidad en sus finanzas, de manera que no se generen intereses moratorios o sanciones.

2: Insolvencia leve

En el caso de la insolvencia leve, es la que se produce cuando una o más obligaciones no pueden ser atendidas debido a que los recursos son insuficientes para atenderlas.

Sin embargo, se caracteriza por el hecho de que el déficit periódico no es tan grande, de manera que, en este punto la situación es más manejable. Se puede hacer una negociación con los acreedores para que se ajusten los créditos a las condiciones de ingresos del deudor.

Por tanto, si tienes una situación de insolvencia leve, acércate a tu acreedor y manifiesta la situación por la que estás pasando. Si se trata de entidades financieras o cooperativas, con toda seguridad podrás encontrar a un asesor para que te ayude y busque opciones para tus deudas.

3: Insolvencia moderada

Este tipo de insolvencia exige de una solución inmediata, es cuando las deudas se van acumulando y, aunque la persona trata de cubrir con más créditos las deudas, sólo podría lograr hundirse más entre los avances en tarjeta de créditos o nuevos créditos de consumo.

Una reestructuración o refinanciación no es suficiente para cubrir las deudas en este caso, porque los ingresos son desproporcionadamente bajos.

De manera que, la solución es plantear alternativas más agresivas, y contemplar la iniciación de un proceso de insolvencia.

4: Insolvencia grave

Este es el punto en el que la insolvencia es muy grave, porque las deudas están casi en mora por completo superior a los 30 o 90 días.

Con una insolvencia grave es probable que no haya forma de atender las deudas, de hecho, se produce con más fuerza si no se tienen ingresos. Lo que hace que ni un buen acuerdo haga posible el pago en el mediano plazo.

Por eso se requiere de acuerdos a más largo plazo para el pago. Por tanto, la solución podría ser un acuerdo a largo plazo, como hemos dicho, o podría ser una liquidación por la imposibilidad de atender los pasivos.

Conclusión

Ahora que sabes qué es insolvencia económica, cómo afrontarla según la Ley de Insolvencia Económica, ten en cuenta este conocimiento.

Si necesitas orientación, y quieres tener asesoramiento de un equipo profesional, a fin de saber cómo aplicar esta Ley en caso de presentar insolvencia económica, contáctanos y con todo gusto te ayudaremos.

visitanos en nuestras redes sociales

Sin comentarios

Publicar Un Comentario